jueves, 3 de mayo de 2018

La casa casera junto a un río

Era un día soleado, estaba en un río con mis amigos divirtiéndonos. Fuimos de picnic al río, uno de los amigos se dispuso a preparar la mochila. 

Dicidieron hacerse una casa casera cerca del río, todos juntos. 

Tres días después ya habían acabado la casa, estaba hecha de madera y un trozo de cueva.

- ¡Oh no! gritó uno de los amigos. La gente deja las cosas por el suelo, muebles, sillas, etc. 

- Qué bien, podemos formar tres camas con la madera, vamos a montar también una cocina. 

En veinte días, cincuenta y nueve minutos y cuarenta segundos después, habían construido la casa, nos quedamos a vivir desde ese día. Ya habían pasado veinte años. 

- Le voy a pedir a mis padres cuarenta euros para un coche, dijo uno de los amigos.

- Bien, ¡Vivaaaa!

Nos visitaron gente y ganamos mucho dinero, podían entrar personas de todas las edades.

FIN.

El perro alegre

Había una vez un perro que siempre estaba alegre y siempre se iba con el dueño al parque a jugar con su pelota y se divertía mucho con su dueño Pablo.

Había más perros y todos ellos jugaban juntos, junto con todos esos perros se encontró una perrita de la que se enamoró. 

Se fueron juntos para su casa por el camino.


FIN.

martes, 1 de mayo de 2018

El misterio del perro perdido

Érase una vez un perro abandonado, la comida la sacaba de la basura, bebía de los charcos o de los ríos que no era agua potable. 

Siempre que se metía en un callejón le ofendían otros perros, Un día casi no salió vivo de allí ¡le mordieron la pata derecha! pero un día se atrevió a defenderse y nunca más lo maltrataron. 


Hasta que un día una familia lo encontró y se lo quedaron, estaba casi moribundo, pero lo curaron y lo pusieron nombre, ya que no tenía.


Por fin el perro tuvo familia y se quedó muy contento, colorín colorado este cuento se ha acabado. 



FIN. 

El amor

Había una vez una niña que de pequeña era muy graciosa.

Tenía un corazón muy bonito.

Quería ser costurera como su abuela.

Tenía otro deseo.

El deseo de tener un gran castillo para ella sola. 

Quería tener un bebe y cuidarlo.

Tener vestidos de princesas.

Tener la cama más grande del mundo. 

FIN.

La playa misteriosa


Érase una vez en una playa de Punta Umbría, estaba una pandilla de niños celebrando un cumpleaños, y se quedaron súper tarde. A la mañana siguiente, desaparecieron todos los niños de la pandilla, así que empezaron a buscarlos.


Por la tarde comenzó a llover y hacía mucho viento, así que se formó un tsunami, toda la gente estaba corriendo, la ciudad se inundaba y todos los niños llorando.


A la mañana siguiente todo estaba en orden, las casas, los árboles, el parque, pero la playa se quedó seca. Los niños aparecieron y de repente vieron un brillo en una palmera, fueron corriendo para allá y encontraron un tesoro, lo abrieron y había una pista. 


Fueron al bosque, de repente desaparecieron tres niños, así que volvieron a la playa y una niña exclamó: 
- ¡Qué raro! 

A la mañana siguiente todo estaba en orden, las casas, los árboles, el parque, pero la playa se quedó seca. Los niños aparecieron y de repente vieron un brillo en una palmera, fueron corriendo para allá y encontraron un tesoro, lo abrieron y había una pista. 


Fueron al bosque, de repente desaparecieron tres niños, así que volvieron a la playa y una niña exclamó: 
- ¡Qué raro! 
De repente los padres en forma de espíritus. Se empezó a notar un terremoto y todo destrozado, pero al minuto todo volvió a la normalidad. Y... colorín colorado este cuento se ha acabado. 


FIN.

La fiesta de pijama

Érase una vez, un día en el que a una niña se le ocurrió la idea más chula del mundo, con mucha diversión y fantasía.

Cuando llegó esa noche estaban todas allí, con mantas, zumos, palomitas...
Era una noche muy larga, de repente a una de las amigas se le cayeron las gafas, encendimos la luz y todas... 

- ¡Aaaaaaahhhh!!
Yo les dije a las chicas: 
- Solo es una araña, era un poco grande pero no les iba a hacer nada.

Apagamos la luz y de repente escuchamos pasos, era una de las amigas que estaba al lado de la escalera, así que encendimos la luz ¡la amiga no estaba!

Todas nos fuimos a nuestra casa y cuando desperté.
¡Era un sueño!


FIN.

lunes, 30 de abril de 2018

Salvemos la galaxia


Érase una vez una galaxia colorida con muchas flores, con hierba y con flor de jara, un paisaje espectacular. Pero pasó una cosa, que allí no vivía nadie. 

Era un pueblecito de las afueras de París. Hace mucho mucho tiempo, al menos unos dos mil quinientos de años que no funcionaba la fábrica, era muy vieja. 

Ya la iban a caer, pero la fábrica tuvo mucha suerte, un hombre pasó y se la quedó entera, para el solo y la restauró. 

¡La fábrica era muy grande! 

Empezó a trabajar y la primera cosa que inventó fue una nave espacial, era muy grande, increíble, y viajaron muy lejos, hasta que llegó a su destino. 

Y colorín colorado este cuento se ha acabado. 




FIN.

La casa casera junto a un río

Era un día soleado, estaba en un río con mis amigos divirtiéndonos. Fuimos de picnic al río, uno de los amigos se dispuso a preparar la moc...